viernes, 2 de octubre de 2015

Mentira podrida

Portrait of Viv Richards, de Brendan Kelly

Hay campos semánticos que dan para mucho. Y uno de estos es el de la mentira.

Se puede ser mentiroso y embustero. Se puede decir una falsedad o falsificar algo. Están también la patraña y la trola (esta parece ser de origen francés). Le pueden decir a uno una bola y se puede crear un bulo (del caló bul, 'porquería'). La calumnia es como una mentira grande y la falacia un término que se emplea especialmente en la jerga política.

Para aquel que miente suplantando una identidad tenemos impostor, para una noticia falsa está infundio y para aquel al que se le pilla en plena mentira, decimos que se le ha cogido en un renuncio.

Una forma suavizada de mentiroso es cuentista, y también chismoso. Contar chismes no es exactamente contar mentiras, pero los chismes pueden ser mentiras, como bien expresa su definición académica: "noticia verdadera o falsa..." de aquí, chismorrear.

Según Otto von Bismarck "Nunca se miente tanto como antes de las elecciones, durante la guerra y después de la cacería". Ahí lo dejo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada