miércoles, 2 de septiembre de 2015

De quién, de quién son estas fronteras

Edward and Marie Louise Pailleron, de John Singer Sargent

El drama de los refugiados es una tragedia cuyo protagonista podríamos ser cualquiera. Vemos imágenes de familias con niños pequeños que caminan con el único rumbo de unas vías de tren que se extienden hacia lo desconocido. No saben si conseguirán llegar a Hungría, ni si una vez allí podrán traspasar las concertinas. Si lo consiguen y llegan a Viena corren el riesgo de que allí la policía austriaca los devuelva a Hungría.

Y mientras, nuestros gobiernos discuten cuotas y se permiten elegir refugiados como si fueran coles de Bruselas. Los eslovacos sólo los quieren cristianos, mientras otros se echan las manos a la cabeza porque "se nos va a llenar Europa de árabes". Pobres europeos de a pie, no es que se nos vayan a llenar los países de bárbaros, es que se nos va a caer la cara de vergüenza.

Al empezar el post me decía, escribiré de cómo hasta los refugiados necesitan saber siquiera un poco de inglés para chapurrear con los policías, pero se me ha ido la mano porque no me quito de la cabeza ese caminar desesperado de frontera en frontera por la meca del bienestar.

lunes, 31 de agosto de 2015

Tienes más moral que el Alcoyano

Sin Pasado, de Sirpa Sarkijarvi

Está claro que esta expresión se refiere al equipo de fútbol de Alcoy pero ¿de dónde viene?

Como en toda leyenda urbana, se barajan varias versiones, pero la esencia de la anécdota es más o menos esta: el equipo de fútbol de Alcoy perdía por una monumental goleada en un encuentro decisivo. El árbitro, con su mejor intención, quiso acortar la agonía del Alcoyano pitando el final del partido poco antes de cumplirse el tiempo reglamentario, pero los alcoyanos se negaron porque querían seguir luchando por una remontada imposible.

La victoria del Alcoyano ese día no fue la del partido, que perdió irremediablemente, sino que su nombre se asociase en el futuro con la perseverancia, el tesón y el espíritu de lucha a la vez que, sí, también, con un optimismo desmedido. 

jueves, 27 de agosto de 2015

Irse de picos pardos

Self-portrait, de Kate Lehman

Para saber de dónde proviene esta expresión, nos tenemos que remontar nada menos que al siglo XVIII. Al parecer fue Carlos III el que impuso a las meretrices, fulanas, pelanduscas, prostitutas, rameras, putas o jineteras (no sé si será la profesión más antigua del mundo, pero que tiene variados nombres está claro) la obligación de vestir faldas de color marrón (pardo) con los bajos cortados en forma de pico para, de esa manera, distinguirlas. Cuando los caballeros de la época requerían sus servicios, se decía que iban de picos pardos y de ahí viene la expresión, en la actualidad más suavizada pues se emplea para expresar que uno se va de juerga.

Por lo menos estaban más abrigadas que esas pobres que ahora se ven en los arcenes con la mínima cantidad de tela posible.

lunes, 24 de agosto de 2015

El "Vale" de Cervantes

Lady with a Japanese Doll, de Alfred Stevens

"Es curioso. Un hombre ilustre asegura por las buenas que Cervantes se adelantó a su tiempo, y utilizó el "¡Vale!" que hoy se utiliza como latiguillo verbal para mostrar que se está de acuerdo. Pero no hay tal cosa, como va de suyo. El "Vale" de Cervantes es el de los latinos, el "¡Ten salud!", "¡Consérvate bien!", como un adiós o despedida. Pero ¿qué necesidad habría de hablar de lo que no se sabe, o dar de ello una inventada versión para halagar el uso del "¡Vale!" de ahora mismo, simplemente porque se es ilustre? Resulta un tanto penoso, y, además, luego se repetirá eso mismo bajo la autoridad de tal interpretación ilustre."

Jiménez Lozano, José: Los cuadernos de Rembrandt

jueves, 20 de agosto de 2015

Paraíso fiscal

Mallorca en Verdes, de Santiago Rusiñol

Hay expresiones procedentes de una confusión que resultan más afortunadas que la expresión original, veamos, por ejemplo, el caso de "paraíso fiscal".

"Paraíso fiscal" es la traducción del inglés tax haven, que literalmente significa 'refugio fiscal'. En español el término se adoptó a través del francés, donde se confundió haven ('refugio') con heaven ('paraíso') y lo tradujeron paradis fiscal. Y de ahí "paraíso fiscal" hizo fortuna en nuestra lengua. Tanto el término "paraíso" como "refugio" hacen alusión a lugares con mejores condiciones tributarias que el país de origen, pero la idea de "paraíso" (exotismo, buen clima, libertad, abundancia...) se ajusta más a los países cuyas leyes crean un ambiente fiscal favorable para los desaprensivos que buscan pagar menos impuestos.

Tal vez también haya contribuido al éxito de la expresión el hecho de que la mayoría de estos estados, con regímenes tributarios excepcionales, son además un auténtico edén (Islas Barbados, Mauricio, Bahamas, Seychelles...).

lunes, 17 de agosto de 2015

Por muchos que haya, se dice hay

Portrait of Madame Gely, de Frederick Carl Frieseke

La impersonalidad del verbo haber es omnicomprensiva. ¿Qué quiere decir esto?, pues que cuando el verbo haber se emplea para denotar la presencia o existencia de personas o cosas funciona como impersonal y, por lo tanto, se usa sólo en tercera persona del singular.

Oraciones como "habían muchos niños en el campamento", "han habido muchos robos últimamente" o "hubieron reuniones muy largas" son incorrectas, porque al verbo haber le da igual referirse a una persona o a cien. Es erróneo, por lo tanto, poner el verbo en plural aunque el elemento nominal se refiera a varias personas o cosas, ya que la concordancia del verbo se establece con el sujeto, nunca con el complemento directo y en este caso el sujeto no existe, por eso se llama impersonal.

O sea que por muchos que haya, todos caben en la tercera persona del singular.

miércoles, 12 de agosto de 2015

Soñando, soñando... triunfé patinando

Under the Bridges of Paris with You, de Cecilia Forrest

En Francia van a estrenar "Magical Girl", todo un hito si tenemos en cuenta la cuota de pantalla que el país galo reserva para su propio cine. Pero no es de esto de lo que quería hablarles, sino de la traducción de los títulos de las películas. ¿Cómo se va a llamar "Magical Girl" en Francia? Pues "La Nina de Fuego", así, en español y con n. Lógico ¿verdad? De "Magical Girl" en inglés, a "La Nina de Fuego" en español... en Francia, muy lógico.

Es un ámbito este, el de las traducciones de los títulos de las películas, que ha dado auténticas perlas, por ejemplo, "The Long Kiss Goodnight", se estrenó como "Memoria letal", bueno, quién sabe, quizás era un beso de buenas noches letal que se quedaba en la memoria.

"The Astronaut's Wife" fue "La cara del terror", sin astronauta ni esposa, ¿para qué? Otra traducción legendaria es "The Sound of Music", "Sonrisas y lágrimas", sí, ya ven, todo respeto al título original parece mera coincidencia.

Pero el Óscar es para... "Ice Princess" que se estrenó como "Soñando, soñando... triunfé patinando", Bueno, ¿verdad? Eso sí que es imaginación.

Espero sus aportaciones.