domingo, 30 de junio de 2013

¡Ay, los ejercicios de gramática!

Girl Seated, de Winslow Homer

A mi me decantó hacia el lenguaje una profesora de BUP. Era menuda, lista y apasionada, tenía los ojos negros y vivarachos y mientras nos hablaba podía uno ver que estaba ya pensando en la siguiente frase. Era imposible aburrirse en su clase porque a ella le apasionaba el lenguaje. Parecía saberlo todo acerca de él, a todas las preguntas respondía sin dudar, ningún concepto parecía demasiado oscuro. Los análisis gramaticales eran como juegos, acertijos, crucigramas, algo a resolver que te dejaba satisfecho como después de una misión cumplida, algo que era un reto más que una tarea.

Fui muy afortunada con esa profesora porque me transmitió una pasión que todavía siento, por eso y porque, por desgracia, tuve otros profesores a los que no les gustaba ni enseñar ni lo que enseñaban, traigo aquí esta cita de Alex Grijelmo:

"Los ejercicios de gramática y de sintaxis elaborados a regañadientes, explicados por profesores desapasionados, vulnerados luego en la práctica por el profesor de matemáticas y el de química, aprendidos con el deseo de olvidarlos cuanto antes, empujados luego fuera de nuestras cabezas por la irresponsabilidad de locutores, periodistas y, en general, de quienes tienen el poder, no pueden garantizar, en tales condiciones, que en la edad adulta analicemos espontáneamente lo que hay detrás de cada frase ininteligible."


Grijelmo, Alex: Defensa apasionada del español.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada