lunes, 18 de enero de 2016

¿Se puede evitar la desaparición de una lengua?

Panel for Music Room, de John White Alexander

¿Cómo es posible que desaparezca una lengua? ¿De repente se le olvida a todo el mundo? Pues no, las lenguas desaparecen porque se ven en contextos políticos, sociales, económicos o psicológicos que empujan a sus hablantes a utilizarlas cada vez menos. Y poco a poco, su uso se va reduciendo a ser habladas entre las personas mayores, no de estas a los jóvenes, y cada vez más en en situaciones familiares y no sociales, es decir en conversaciones íntimas (nada que ver con hablar catalán en la intimidad) y no plurales.

Podemos protegernos con normas jurídicas para luchar contra la polución, para prohibir la masacre de focas, para propiciar la convivencia pacífica o para proteger una lengua minoritaria, pero no se puede exigir a un grupo de ciudadanos que hable la lengua que nosotros queremos que hable. No podemos obligar a nadie a transmitir una lengua que siente ineficaz. La seguirán hablando las personas mayores porque esa ha sido su lengua materna o la lengua de su niñez, pero si ese idioma no cuenta con alicientes propios, si la población no siente que "tiene futuro", los jóvenes le darán la espalda porque ellos sólo tienen futuro, el pasado no significa todavía nada en su vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada