martes, 26 de enero de 2016

Esa lingua franca que no hablamos

In the Studio, de William Merritt Chase

Muchas cosas dice Andrés Trapiello en el párrafo que les transcribo más abajo. Trata de esa situación frecuente en los viajes en la que nos encontramos con un -pongamos por caso- holandés y ni él habla español ni nosotros hablamos holandés, con lo que ambos recurrimos al inglés por ver si nos entendemos en esa lingua franca. Pero a menudo nuestro conocimiento del inglés es mucho más pasivo que activo y ese conocimiento pasivo está limitado a unas cuantas frases comunes. Y hablamos, como bien dice AT, con la ilusión de que podemos comunicarnos en un idioma que no dominamos y el holandés con la misma convicción que nosotros, es decir, la de que le vamos a entender.

"No sé por qué razón cuando estos días le hablaban a uno en rumano, les respondía en italiano, si la persona que me hablaba no sabía francés y yo no podía hacerlo en inglés. Y aquí viene esta observación lichtenbergiana: dos personas que no pueden entenderse en ninguna de sus respectivas lenguas maternas, acaban haciéndolo en una tercera, que tampoco hablan, pero que tienen la fantasía de creer que entienden".

Andrés Trapiello: Seré duda

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada