domingo, 8 de noviembre de 2015

Perifollo

Sin título, de Paul G. Oxborough

"Perifollo. Adorno exagerado; excesivo en ornamentación y floripondios.

Esta acepción, casi única en el castellano actual, es una comparación con el auténtico perifollo, una planta hortense semejante al perejil, cuyas hojas son más pequeñas y rizadas: los botánicos la llaman Anthriscus Carefolium. Este carefolium lo llamaban los griegos xairephyllon, una extraña palabra compuesta de xairein (complacerse) y phyllon (hoja); de modo que el caerefolium latino resultante vendría a significar algo así como "la hoja bonita" o más propiamente "la planta de las hojas gustosas". Es bien cierto porque, como se asegura, "es olorosa y muy sabrosa, así en ensaladas como en otros guisados donde se echa". En castellano esta mata herbosa tuvo que decirse cerifollo,  pero aquí la influencia de una planta semejante, el perejil, fue decisiva. Así, la combinación de cerifollo con perejil resultó perifollo. Es muy evidente que la acepción de "adorno excesivo" proviene de la costumbre de utilizar el perejil y el perifollo no sólo para condimentar los guisos y las ensaladas, sino también para adornarlos. Para este propósito es más pertinente el perifollo. Del mismo modo que se utiliza emperifollar se emplea emperejilar, y con el mismo sentido."

José Calles Vales: Origen de las palabras estrafalarias

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada