lunes, 30 de noviembre de 2015

Más que un pie de foto

Salero, de Marta Astrain

Algunos términos son especialmente simbólicos, por ejemplo, ese tan pedestre y arrastrado como los pies. Debe ser que su situación de estar en el suelo, su significado de sostén y ese sentido de comienzo de algo de abajo hacia arriba han hecho que los pies formen parte de tantas y tantas frases hechas que nos remiten a un significado previo y determinado.

Frases que hay que seguir al pie de la letra, escribirlas con pies de plomo, no vaya a ser que no tengan ni pies ni cabeza. Cuando las leas no le busques tres pies al gato y, digan lo que digan, tú siempre mantén los pies en el suelo. Si tienes que pararle los pies a alguien, lo haces antes de sentirte atado de pies y manos, no hace falta que sigas las cosas a pies juntillas, sólo es necesario que empieces con buen pie, tiempo habrá de dejarlo y echar pie a tierra o poner pies en polvorosa, porque en seguida te darás cuenta de qué pie cojea el autor. Si fuera necesario, ya sabes, es mejor pies para qué os quiero que no dar pie con bola. Tú actúa como el que siempre has sido, alguien que ha nacido de pie, con estrella, no es cuestión de sacar los pies del tiesto pero sí de ser una persona cabal de pies a cabeza en todas las ocasiones.

Espero que a estas alturas se tengan ustedes en pie y no se pongan en pie de guerra con este blog que solo pretende jugar un poco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada