lunes, 21 de septiembre de 2015

Del serbo-croata al serbio, croata y bosnio

Brothers, de Justin Mortimer

El debate entre lengua/dialecto es recurrente no solo en el plano lingüístico, sino también en el sociopolítico.

La lingüística entiende que dos sistemas de habla se consideran dialectos de la misma lengua si son mutuamente inteligibles (David Crystal), pero los criterios estrictamente lingüísticos pueden quedar "desplazados" por criterios sociopolíticos, como por ejemplo en el caso del sueco, el danés y el noruego a las que se considera lenguas distintas a pesar de que sus hablantes se entienden bastante bien entre sí. 

Un ejemplo más reciente es el serbo-croata, denominación con la que se aludía a la lengua hablada en la antigua Yugoslavia, pero que a partir de la Guerra de los Balcanes, ha sido reemplazada por las denominaciones serbio, croata y bosnio. Así, donde se hablaba una sola lengua ahora se hablan tres. Tres lenguas cuyas diferencias es de prever que vayan aumentando a medida que sus respectivas comunidades vayan reforzando lo que las separa, para así reafirmar su identidad nacional. ¿Quizás hasta no entenderse? Quizás, en eso los lingüistas poco podemos hacer.

2 comentarios:

  1. Lo que los lingüistas entienden ya lo desentenderán los políticos. Si no me equivoco, al ucraniano y al ruso les ocurre algo parecido...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, se entienden pero les gustaría no hacerlo ;).

      Eliminar