jueves, 20 de agosto de 2015

Paraíso fiscal

Mallorca en Verdes, de Santiago Rusiñol

Hay expresiones procedentes de una confusión que resultan más afortunadas que la expresión original, veamos, por ejemplo, el caso de "paraíso fiscal".

"Paraíso fiscal" es la traducción del inglés tax haven, que literalmente significa 'refugio fiscal'. En español el término se adoptó a través del francés, donde se confundió haven ('refugio') con heaven ('paraíso') y lo tradujeron paradis fiscal. Y de ahí "paraíso fiscal" hizo fortuna en nuestra lengua. Tanto el término "paraíso" como "refugio" hacen alusión a lugares con mejores condiciones tributarias que el país de origen, pero la idea de "paraíso" (exotismo, buen clima, libertad, abundancia...) se ajusta más a los países cuyas leyes crean un ambiente fiscal favorable para los desaprensivos que buscan pagar menos impuestos.

Tal vez también haya contribuido al éxito de la expresión el hecho de que la mayoría de estos estados, con regímenes tributarios excepcionales, son además un auténtico edén (Islas Barbados, Mauricio, Bahamas, Seychelles...).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada