lunes, 27 de julio de 2015

Títulos de cine

Standing Dancer, de Jean-Louis Forain

Algunos títulos de películas, bien porque son un auténtico hallazgo, bien porque han conseguido simbolizar una situación o circunstancia, han pasado a formar parte del acervo cultural. Ahí tenemos por ejemplo, "Misión imposible", "Solo ante el peligro" o "Amanece que no es poco". "Terminator" y "Gladiator" han ofrecido su sufijo para designar a todo aquel que resulta extraordinariamente fuerte, implacable y heroico. La jugadora de baloncesto Amaya Valdemoro confesaba recientemente que le llamaban Amayator.

"Buenas noches y buena suerte", era la fórmula con la que el periodista Edgar R. Murrow se despedía cada jornada de los oyentes y fue también el título de la estupenda película de George Clooney. "Buscando a Susan desesperadamente" ha sido un título que ha dado mucho juego, pues basta sustituir Susan para que nos valga para cualquier búsqueda más o menos desesperada.

"Duelo de titanes", "La dolce vita", "La extraña pareja", "Las bicicletas son para el verano" son otros ejemplos de títulos de películas que utilizamos como una expresión hecha para describir una situación semejante.

O sea, que están los refranes y luego también los títulos de películas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada