jueves, 10 de diciembre de 2015

Ser honesto pero no honrado y viceversa

Owens River, Sierra Nevada, de Guy Rose

Hay algunas palabras que los medios de comunicación a menudo utilizan como sinónimos pero que no lo son en absoluto. No es lo mismo inventar ('crear algo nuevo') que descubrir ('revelar lo que estaba oculto'). No es lo mismo calcinar ('convertir en cal materias no orgánicas por efecto del fuego') que carbonizar ('convertir material orgánico en carbón por efecto del fuego'). Ni prueba ('indicio, señal o muestra que se da de algo) es lo mismo que evidencia ('lo que no necesita probarse porque está a la vista').

Dos términos que, en cambio, están a punto de ser sinónimos, si no lo son ya, son honesto (decente, recatado') y honrado ('el que procede con honradez, el que obra con integridad y justicia'), pues la RAE ha terminado por aceptar su sinonimia. La confusión procede del término inglés honest que incluye los matices de las dos palabras castellanas. Salvador de Madariaga decía que para diferenciarlas era suficiente aplicar honrado cuando se habla de cintura para arriba y honesto de cintura para abajo. Una regla un poco trasnochada pero que tiene su aquel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada