miércoles, 30 de julio de 2014

Barbarismos ayer y hoy

Sin título, de Fairfield Porter

Que aunque el río sea el mismo, el agua siempre es distinta; que lo que hoy llamamos barbarismo, mañana será un término culto. O no. Pero la historia se repite y cada uno pensamos que la inventamos.

"Todo crecimiento, todo uso nuevo se origina en la iniciativa individual; pero no todo lo nuevo logra aquella aceptación que es prenda de vida duradera. Como con la imaginación nos traslademos al tiempo en que empezaron a formarse nuestras lenguas romances, veremos que cada innovación que apuntaba hubo de tildarse de barbarismo por los que querían conservar la pureza de la lengua latina (...)

"Pero aquellas formas é (sic) infinitas más, tenidas por barbarismos mientras eran consideradas como meros efectos del impulso individual, se tomaron después por norma, y extendiéndose en el tiempo y en el espacio, produjeron la gran transformación que dio por resultado las lenguas que hoy hablamos."

R. J. Cuervo: Diccionario de Construcción y Régimen de la Lengua Castellana, (comenzado en 1872).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada